Parashá Jaiei-Sará

Parashá
Jaiei-Sará:
“Y fue la vida de Sarah ciento veinte y siete años.”

Objetivos: 

Los estudiantes aprenderán a:
1.   Analizar el significado de la palabra “Fe”.
2.   Interesarse en el relato de esta historia.
3.   Fortalecer su fe, confianza y esperanza en Hashem.
4.   Cultivar una vida de fe en Hashem al interior de la familia.

Actividad: 

Escriba de antemano en cartulina palabras como:
   Fe, Confianza, Esperanza, Obediencia, Fidelidad.
   Llévelas a la clase y entregue una palabra por pareja y que dialoguen entre sí.
   En la preguntas de dialogo refuerce con los participantes lo que ellos digan.
   Escriba en letras grande las frases: Y fue la vida de Sarah… para que  en clase las presente a los       estudiantes y que ellos puedan leerla.

Ayuda al facilitador
  Pida a los estudiantes que le ayuden a pensar de que forma podrían ellos interesarse en el relato de esta historia. 
  Incentive a que digan palabras como: escuchando, poniendo atención, Etc.
  Ayude a los estudiante a reforzar sus palabras para que se sientan escuchados. 
  En la tercera pregunta de diálogo anímeles y ayúdeles con mejor comprensión como: 
    1. Disciplina (Ser constante).
    2. Esmero (dedicación).
    3. Interés. (disposición) 
    4. Abnegación (bondad, amor).

Bereshit 23: 1- 20

Pregunta:
¿De qué forma podríamos interesarnos en el relato de esta parashá?

Desarrollo de la parashá:

Encontramos en todo este recorrido de Abrahám y Sarah a una pareja excepcional cohabitando en un mismo sentir, en esta experiencia podemos ver a una pareja llena de amor el uno hacia el otro, juntos en el apego a estar conectados con El Ser Divino, juntos procurando ser hospitalarios y disfrutar el hecho de tener invitados en su casa, de hecho cuando miramos el recibimiento que le dieron a los Angeles y los preparativos que hicieron para atenderles. 
Recordemos que en el caminar de Abrahám hasta este momento de la vida de Sarah dependía muchos de la protección Divina y sus vidas giraban al rededor de su propia fe en Dios es por eso que nuestro padre Abraham ni siquiera se inmutó cuando recibe el llamado por parte de Dios para que le ofrezca a su hijo en holocausto, la Torá sólo nos relata de la fe, la  obediencia y la esperanza que nuestro padre tenía. El les dijo a sus dos mozos quedaos aquí, yo y el muchacho iremos hasta allí adoraremos y volveremos a vosotros. El confiaba y esperaba en Dios que lo iba a ayudar a salir de esta prueba tan grande que le estaba haciendo pasar.
Esta historia nos relata la muerte de nuestra madre Sarah inmediatamente después que nuestro padre Abraham iba a sacrificar a su único hijo que se llamaba Yitzjak.
Sarah durante la vida de madre dedicó parte de su vida diaria en darle tiempo a su hijo Yitzak, ella sentó las bases en su hijo enseñándole valores y principios espirituales resultado de ello fue la obediencia de el muchacho cuando al preguntarle a su padre en dónde está el cordero para el sacrificio y al ver que no aparecía obedeció todo lo que su padre de decía a tal punto de aceptar la decisión de su padre al colocarlo en el altar de piedras.  
En el relato de nuestros sabios encontramos que Sarah se dio cuenta que su hijo iba a ser sacrificado para ofrecer la petición de Dios. en esta experiencia podemos encontrar reacciones normales y naturales que cualquier ser humano puede tener en este tipo de circunstancias, en este caso para esta madre fue tan grande y dolorosa la noticia que a su edad de 127 años no pudo soportar tan inmenso sufrimiento pues se trataba de la vida de su propio y único hijo.
Trayendo un poco a nuestra reflexión en esta experiencia vemos a una Sarah que en su posición de madre y esposa no podía caber en su imaginación cómo era posible que un padre pudiera hacer semejante cosa a su propio y además único hijo, entonces fueron varios los sentimientos que surgieron en ese momento en la vida de nuestra madre Sarah siendo tan fuerte el impacto que instantáneamente murió sin haber podido esperar un tiempo más para recibir una mejor noticia; pero entendemos que sólo Hashem conoce los corazones y El es el que decide acerca de nuestras vidas “Baruj Hu Baruj Shemó”. “Bendito El Bendito sea El”.


Preguntas de diálogo:

¿Qué fue lo que se dio cuenta Sarah con respecto de su hijo Yitzjak?
¿De qué manera podemos nosotros cultivar una vida de fe y esperanza en Ashem?
¿Cuál es el papel que deben tener los padres para enseñar a los hijos valores espirituales?


Cuando Abraham regresa del Monte Moriya muy alegre porque hashem le proveyó el cordero para el sacrificio y su hijo fue salvado, se encuentra con la noticia de que su esposa había muerto; fue tan grande su dolor que se puso triste y la lloró.
Luego Abraham decide buscar un lugar donde poder enterrar a su esposa y toma la decisión de comprar la tierra a los de Jet y después de una larga negociación obtuvo la tierra y así pudo darle sepultura a su esposa en una tierra que ya era de su posesión al haberla comprado por cuatrocientos siglos de plata en el campo de Efron en Macpela frente a Mamre en tierra de Kena’an.  

Termine la parashá con las siguientes preguntas de reflexión:

1.   ¿Qué hizo Abrahám cuando Hashem le dijo que le entregara en holocausto a su hijo Yitzjak?
2.   ¿Qué fue lo que ocasionó la muerte de Sarah?
3.   ¿Cuántos años vivió Sarah? 
4.   ¿Cómo se sintió Abrahám por la muerte de Sarah?


Por Alma Peretz
Facilitadora y colaboradora en

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tu Bishvat: Significado, Segulot, Recetas,Vinos y Más...

A Propósito de Yom Yerushalayim