Tishá Beav y Las Tres Semanas

Tishá Beav (תשעה באב) es el día más melancólico del calendario judío, cae al noveno día del mes Quinto y observado como Taanit Tzibur ( ayuno público),sirviendo como punto culminante de las Tres Semanas de Duelo que comienzan el 17 de Tamuz  (ayuno de Shivá Asar Betamuz), en este día se destruyeron las paredes de Jerusalén (Primer paso para la destrucción del Templo), también de acuerdo con el Talmud Moises rompió las Tablas de la Ley por el pecado del becerro de oro. 
Para conocer más hacer click aquí: 17 de Tamuz y Las Tres Semanas y el 9 de Av
El Bait Rishón (Primer Templo) fue destruido por los babilonios bajo el mando de Nabucodonosor el 9 de Av, en el año 586 AEC; Bait Sheiní (Segundo Templo) fue quemado por los romanos bajo las órdenes de Tito en la misma fecha del año 70 EC. 
La Rabanit Yemima Mizrachi explica en su Shiur basado específicamente en este tema, que la destrucción del Beit HaMikdash, el hogar de Hashem, es la destrucción de la mujer. La mujer representa el hogar, al igual que los rabinos en el Talmud llaman a sus esposas. Durante las tres semanas Hashem cuelga un letrero que dice: "¡No somos insensibles hacia las mujeres que se sienten insultadas!" Durante todo el año estamos tratando de consolarnos a nosotras mismas, por ejemplo nos decimos si nuestro esposo no es bueno por lo menos nuestros hijos lo son, subí 20 libras pero al menos mi esposo me ama, pero durante Las Tres Semanas no estamos permitidas a hacer esto por la razón que la destrucción del Beit HaMikdash representa la infidelidad del Pueblo Judío al seguir a falsos dioses en lugar de Hashem, es como cuando un hombre casado mira a otra mujer en lugar de su esposa, ¿cómo podemos mostrarnos insensibles ante esta catástrofe? Mostrando resignación e insensibilidad no volveremos a construir el Beit HaMikdash, debemos sensibilizarnos al igual que Hashem lo hace  y nos libera de nuestras angustias cuando le clamamos afligidas. Ahora la pregunta es, ¿qué podemos hacer durante Las Tres Semanas? La Rabanit Mizrachi  nos dice que una mujer debería al menos quitarse  de alguna de sus joyas que usa con frecuencia. Dejar una silla vacía en la mesa, la Guemará dice que una silla vacía en la mesa nos recuerda que existen personas que no puede sentarse en una mesa y satisfacerse. Si todavía no tenemos una parte sin terminación en la casa en memoria del Beit HakMidash, pega un papel adhesivo en el lado opuesto a la casa que diga: "Oh que fortuna, tengo una casa, sin embargo,  Hashem no la tiene ni tampoco la Shejina." Durante las Tres Semanas de Duelo debemos tomar la modestia en todos los aspectos como misión nacional. También debemos evitar las peleas y por último, por la gueulá (redención) de Israel deberíamos llorar cada día durante Las Tres Semanas.


El Ayuno de Tisha Beav se observa de sol a sol, se prohíbe afeitarse, asearse, usar zapatos de cuero, las relaciones maritales y no se acostumbra a intercambiar saludos. En la víspera de Tisha Beav se retira la cortina (parojet) del arca sagrada, se apagan o disminuyen las luces y los congregantes se sientan el suelo o en bancos y siguen la lectura de Eijá (El libro de Lamentaciones) y Kinot (cantos fúnebres) a la luz de las velas. En el servicio de Shajarit los hombres no usan ni tallit ni tefillín por ser considerados ornamentos para un día de duelo nacional. Tres personan se llaman para la  Keriat Hatorá (Deut. 4:25-40) que se lee entono bajo, mientras la Haftará (Jer. 8:13-9:23) con la melodía de Eijá, exceptuando los dos últimos versículos. Este servicio termina con otra selección de kinot, el Aleinu y el KAdish para el duelo. Para el servivio de Minjá, se viste el Talit y se colocan los tefillin para poder cumplir con el mandamiento de usarlos una vez al día, también se ocupan los asientos habituales. Las partes que fueron omitidas durante la mañana, como el Salmo diario y el Shir Hacavod (Anim Zemirot) se recitan, igualmente se cantan las lecturas para los días de ayuno normales de la Torá (Ex.32:11-14,34:1-10) y de los Profetas (Isa.55:6-56:8)  para Ashkenazim y Mic. 7:18-20 para los Sefaradim. Durante la repetición de la amidá, el cantor recita la bendición sacerdotal (Bircat Cohanim). Antes del servicio vespertino, se remueven los tefillin y se concluye con Havdalá se omiten las bendiciones para las especias y la luz. 



Bueno, espero que la aflicción y el sufrimiento en este importante ayuno por la destrucción del  Templo de Jerusalén cause que le roguemos a Hashem por la Geulá Sheleima,  ¡La completa redención de todo nuestro pueblo de Israel!

Referencias:
Yacoov Newman, Gabriel Sivan: Judaísmo A-Z Léxico de Términos y Conceptos. 1983
Rabbanit Yemima Mizrachi: Pour Out Like Water your Heart. 2013


¡Ayúdanos a crecer! Haz tu donación aquí: 
(Deducible de impuestos)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tu Bishvat: Significado, Segulot, Recetas,Vinos y Más...

A Propósito de Yom Yerushalayim